Archivos Mensuales: julio 2011

Modismos…. o Naquismos?

Estándar
Estando fuera de tu país te das cuenta que aún sin hablar, puedes reconocer a un compatriota a 5 kms de distancia. Y es que no es solamente el acento el principal delator de tu nacionalidad, son otros miles de detalles los que te hacen ver oriundo de un lugar.

En esta ocasión, más allá de la tonadita, las bolsas de marca, las camisetas Lacoste, los trajes de baño Vilbrequin y el bote de gel en la cabeza que nos caracterizan a los mexicanos, quisera comentar sobre los modismos que utilizamos al hablar. Y es que  en nuestro terrible afán de ser, según nosotros, extremadamente corteses,  solemos caer en preguntas y frases completa y absolutamente inecesarias, por no decir idiotas. Estas son solamente algunas que me vienen a la cabeza en este momento:

       Joven, ¿me regala la cuenta? NO, señora, no le regalo nada! ¿Cuál será el afán de ir pidiendo que nos “regalen” las cuentas, las bebidas, las tallas, etc?

       Señorita, ¿la molesto con una identificación? Noooo tú! Estoy feliz de sólo pensar que me tengo que estirar hasta el otro lado del asiento para alcanzar  mi licencia para que usted, señor policía, pueda preguntarle a mi abuela si la puedo pasar a visitar.

       Compermiso,….. y orgullosamente contestamos, Propio. ¿Esto qué? Exactamente ¿qué querrá decir PROPIO?

       Y mejor ni toco el tema de PROVECHO….

       El uso excesivo de diminutivos acompañados siempre de una disculpa: Si no es mucha molestia, me puede traer un vasito con unos hielitos y tantita aguita? Señora por Dios, tiene usted 150 años aprenda a hablar como una persona adulta

       La perenne intervención divina: primero Dios, si Dios quiere, a Dios gracias, Dios guarde la hora (¿?), etc.

       Las firmas de los correos tipo: su seguro servidor, su servidora y amiga, quedo de usted, saludos cordiales.

       Y quizá, la pregunta idiota que más me sorprende: a que no te acuerdas cómo me llamo? Que alguien me explique ¿cuál es el afán de acabar con tu autoestima, avergonzar al de enfrente y encima crear un momento sumamente incómodo en exactamente 30 segundos? Si dudas que alguien se acuerda de tu nombre, es muy, pero muy probable que no tenga las más mínima idea de quién eres, o sea que por el amor de Dios, no preguntes estupideces y mejor di: Hola, soy Chucha de los Palotes, tomamos clases de jardinería y botánica juntas.

Aunque también es cierto que cuando se está lejos hasta este tipo de cosas se extrañan horriblemente así que esta servidora se despide esperando, Dios mediante, que descansen y sueñen con los angelitos.
Anuncios

Canciones Actuales

Estándar

El día de hoy me desperté con toda la intención de limpiar a profundidad absolutamente TODA mi casa: lavar sábanas, trapear, aspirar, desinfectar, desempolvar, en el inter llorar, enjuagar y así continuar con todas mis, según yo, extenuantes labores del hogar. Literalmente me disfrace para iniciar la tarea, pants, banda en cabeza, chongo, guante de plástico y por supuesto, mi playlist de canciones ochenteras en español. Y fue así como arranqué el maratón de limpieza, al pasar de los minutos me encontraba en un estado de felicidad total, no solo porque mi signo zodiacal (Virgo) indica que soy un ser al que la limpieza le agrada en demasía, sino porque estaba cantando a todo pulmón todas mis canciones favoritas.

 
Puede ser que el haber crecido rodeada de gente mayor haya influido mi gusto musical; SI, lo mío, lo mío, lo mío son los ochentas, sin embargo, es cierto que aprecio la mayoría de los géneros musicales. Retomado el punto que me llevo a escribir mi sentir, me encontraba cantado feliz de la vida, cuando de pronto se coló una de las últimas canciones de Enrique Iglesias en mi lista. Me pareció un cambio de música idóneo y por demás agradable así que continué con mis cánticos no tan celestiales y, por qué no, con uno que otro contoneo de cadera, cuando de pronto me dí cuenta que estaba “cantando” que hoy en la noche me iba “merendar” a alguien. No estoy todavía segura de a quién o dónde o cuándo, pero así iba a ser. Fue esta la detonante que me llevó a reflexionar sobre cómo ha cambiado la música en tan poco tiempo. Antes las niñas corrían por el bulevar, otras paseaban por las calles de las sirenas, unas cuantas tenían una mascota llamada Susanita y a otro señor le apestaba la boca a hiel, pero definitivamente nadie hablaba de merendarse a nadie en una canción!!  El que yo, una persona de 25 años la haya cantado es lo de menos, el problema viene cuando mi pobre sobrina de 9 años se encuentra enfrente de su computadora feliz de la vida cantando lo mágico y cool que es el S&M….. gracias Rihanna
 
Aunque mi comentario pueda parecer algo conservador, por no decir mamón, si creo que las letras de la mayoría de las canciones de hoy en día, son demasiado explicitas y burdas para el tan amplio auditorio que tienen… pero bueno, así es esto, yo por lo pronto me quedo “sintiéndome mujer por que lavo los platos”. ¡QUE VIVAN LOS OCHENTAS!