Entre Dietas te Verás…

Estándar

Yo sé  que las cosas han cambiado desde que era yo una jovial adolescente, lo sé porque cuando estábamos, mis amistades y yo, atravesando por esta poco menos que agraciada edad, el tema de lucir como Miss Naucalpan de Juarez desde los 14 años no estaba de moda. En esas épocas, la mayoría lucíamos más como Meat Loaf en uniforme que unas “finas” damas de sociedad; no se usaba ir al gimnasio (recuerdo sólo a un par que fueron antes de los 16-17 años) y en la “café” se consumían cantidades alarmantes de cuernitos con jamón y queso bañados en grasa, papas fritas y shingos y shingos de shocolate. Posteriormente en la Universidad como que unas cuantas se empezaron a cuidar pero la locura oficial llegó con la edad. Lo que nadie te advierte es que llegas a los 30 y el metabolismo, en poquísimas palabras, te manda a chingar a tu madre y te quedas así, sin más,  batallando con la dieta todos los días de tu ahora miserable vida.

Que si los probióticos, la dieta alkalina, los jugos verdes, la yoga a 900 grados, el gimnasio con la mascara de oxígeno, el bicarbonato con limón en ayunas (¿que no ese era pa’ vomitar cuando andabas peda?), el coppertone, digo aceite de coco, la espirulina que sabe a pez beta… en fin, puras cosas novedosas y muy saludables (eso espero porque “ajijo” cómo cuestan) para que llegues emocionada a la ceremonia del peso y hayas bajado ¡600 PINCHES gramos! Pero ¿cómoo!? Llevo desayunando claras, comiendo pollo asado y cenando queso panela (ah no perdón, este también ya es del diablo, tofu quise decir) toda la semanaaa ¿qué pedo!? En eso se voltea la “suspicaz” enfermera y te dice:

  • No te preocupes mamcita chula, ¿estás en esos días?
  • Mmm no…
  • ¿Vas a estar?
  • Mmmm no…
  • ¿Has estado?
  • … (Hombre pos en algún punto del mes si, Señora) Si, chance en 2 semanas…
  • ¡AH AHÍ ESTÁ! es que las mujeres retenemos mucho líquido durante esa etapa del mes…

¿Sabe qué mana?… rentengamesta, yo ya me voy a llorar al coche y a maldecir a mis ancestros. O sea prácticamente lo que esta amable chica me quiso decir es que tengo un aproximado de media hora al mes para enflacar… Que la use con precaución… #FML

No y luego las conversaciones Dios mío…. Las conversaciones…. Esas pláticas que últimamente tienen lugar en el 97% de los convivios: “no guey, esa si ¡pobre! Se puso hecha una CERDAAA creo que engordó 6 kilos en su embarazo de triates” jajajajaja o la típica talla 4 que se rifa el: “no, ahora si ¡doy asco! Subí 2 kilos en mi viaje de mes y medio ¡¡Qué horror!!” Esto, además de llevarme a una profunda depresión (y a recordame mi pobrísimo sistema metabólico) me hace dar cuenta de la irrealidad tan grande en la que estamos sumergidos. Vivimos en un mundo rodeados de estereotipos y competencias que únicamente han logrado que TODAS las mujeres estemos inconformes con nuestros cuerpos, TO-DAS.

Y una creería que con la edad llega la conformidad, madurez y seguridad en nosotras mismas pero ¡oh no!…ya la dieta la ves leve si te incluye MEDIO carbohidrato al dÍa, y si por algo te tragaste uno de más, tu salvaje amiga te recomienda laxarte o tomarte un diurético pa’ poderte embarrar el vestido del sábado y tener “crédito” para poderte “chupar” tus carbohidratos en el evento… jajajaja ¡¡qué pedo!!

Hace un par de meses decidí dejar de seguir a las modelos de Victoria’s Secret de Instagram. Lo hice porque genuinamente me daban ganas de llorar todas las mañanas, sin embargo a la única que no le di unfollow fue a la primera modelo a la que si admiro de verdad, a una que  neta ha hecho una diferencia en el mundo de la moda no sólo por ser diferente sino por estar feliz de serlo. Se llama Ashley Graham, es la primera modelo de tallas grandes en salir en una portada de una famosísima revista de trajes de baño. Lo que está cañón es que son las MISMAS mujeres las que dejan mensajes como: ¡ay no, qué horror! ¡¡Guácala!! Los hombres, pos hombres al fin, dejan el tradicional y mucho muy vulgar comentario de: “se me hace gorda…” Jajajajaja (#paralosalbureros) y ya, pero las damas sacan sus peores complejos ante una cuata que quizás si, luce diferente pero que igualmente es un avión.

Lo mismo con las barbies, sacaron una variedad porque al parecer Mattel se dio cuenta de que el porcentaje de la población con look de barbie es mínimo y sin embargo la recepción de las mismas fue malísima… que porque las mujeres decían que qué horror que querían a la barbie guera de ojo azul… WTF!!

Aunque la vida, o un cubano sabrosón, aún no me ha dado una hija ¡jajajajaja! si tengo sobrinas y qué PÁNICO que crezcan en esta burbuja irreal y superficial tan espantosa. Si yo que no crecí asi, estoy enloquecida, ¿qué carajos les espera a las que vienen? Yo por mi parte seguiré comiendo, además de mierda, salmón al horno con mi amada y saludable amistad en aras de enflacar 240 gramos al mes y que en 50 años llegue al tan mentado peso ideal (que pa’ cuando llegue TAMPOCO será ideal porque pa’ ese entonces se usará pesar 27 kilos abajo de tu peso ideal y así sucesivamente) pero ni pedo… aquí me toco vivir (cálmate María Mercedes)…En fin, me voy con mi amarga música a otro lado, pero de veras amados lectores los invito a la reflexión, no sigamos construyendo esta imagen inalcanzable e irreal que únicamente perjudica el austoestima de las damas y las expectativas de los caballeros. Es un daño para absolutamente toda la sociedad, mejor eduquemos seres humanos saludables y seguros de si mismos, seres humanos que sepan ver y apreciar sus diferencias… esas diferencias  en donde radicará, SIEMPRE, su magiquísima individualidad y originalidad.

Se despide,

Pelito Muñoz “Chachita” (jajajajaja pa las telenoveleras)

 

Anuncios

Con un Ojo al Gato…

Estándar

¿Qué es lo que una dama no debe NUNCA, NUNCA hacer!? Y No, no hablo de no tomar yumbina en los antros… Si, amados lectores, la respuesta es: Husmear el teléfono (y demás pertenencias) del ajeno.

Una lección que la vida se encargó de enseñarme a una MUY temprana edad fue precisamente esta…. No busques mana, porque encuentras. Mi SM (Santa Madre, pues) solía decirme que yo de grande sería reportera del “Alarma” (revista mexicana especializada en noticias sobre crímenes y muerte) ya que pocas cosas en la vida me gustaban tanto como aquellas que tuvieran algo de prohibido en ellas; y bueno, mi condición de elemento pilón del hogar únicamente hizo que esta curiosidad y “perspicacia” estuviesen mucho muy a la orden del día.

Cuando era yo una angelical y mágica pequeñuela, mi plan favorito era, cuando mis hermanos se largaban a sus cosas en las tardes, introducirme en su cuarto y esculcar TODO aquello que se me pasara por frente; obviamente me encontré desde damas en paños menores, hasta preservativos (mismos que me dediqué a inflar durante varias de mis tardes para jugar “volley ball”), cartas de ex novias, cartas de novias y cartas en general y demás material que siempre hicieron q me arrepintiera de estar en  donde estaba… en el interior de aquellos enormes burós de LA (o Lomas Anáhuac para los oriundos de la zona)

Después se puso de moda una actividad por demás macabra… las conference calls. Entonces Fulana y yo le hablábamos a Perengana en conference. Yo, o la que estuviera haciendo la prueba en cuestión, no emitía sonido alguno durante la llamada y entonces Fulana y Perengana sostenían una conversacion trivial hasta que en algún punto Fulana le decía a Perengana… oye, es que como que Elo anda medio de hueva, ¿¿no?? el chiste de esta llamada era saber si Perengana era tan a toda madre como parecía y defendía a su amiga (en este caso, yo) o si era, como lo eramos todas en primaria, una borrega cimarrona de quinta categoria y decia si, Elo es un verdadero coñazo. Normalmente pasaba este 2do escenario y te quedabas con el corazón roto, sin mejor amiga y encima ridiculizada ante los ojos de Fulana por no haber superado la prueba… como diría mi Juanga… ¿pero qué pinshi necesidad!?? (sin el pinshi, desde luego)

Gracias a esta serie de experiencias, aprendí (de corazón) a que aunque me matara la duda, la decisión más sabia, SIEMPRE sería la de mantenerme al margen de todo aquel material privado del ser de al lado.

Posteriormente nos alcanzó la tecnología de los celulares y ahí si ya nos cargó el payaso. Hace ya varios meses me encontraba yo cenando con un apuesto, educado, simpático, fornido, millonario e inteligente muchacho… Ok, quizás y no tanto. Cuando de pronto se paró para ir al baño y dejó su teléfono al alcance de mis manos. La Prudencia Griffel que llevo dentro y que aprendió las lecciones de pequeña, no volteó si quiera a ver el dispositivo hasta que de pronto llegaron una serie de 10 mensajes al mismo tiempo. Para el quinto “beep”, el dispositivo ya tenía mi atención y cuando vi de re ojo la notificación, alcancé a leer una mención de mi persona. Desde luego que mis experiencias previas valieron madres y si, oh si, abrí el mensaje. Obvio leí lo que no debía leer, me empecé a portar raaarísima con el guey, él no entendía qué coño había pasado (y desde luego que no lo sabría ya que antes de reconocer que la psicópata interior que llevo dentro agarró su celular, prefería que pensara que era yo igual de inestable que el resto de mis co-género y ya) y tras un par de meditaciones en el baño del restaurante y unos minutos de recapitulación de psicoterapia, pude retomar a mi parlanchín y a ratos simpático personaje y continuar con la velada como una persona semi normal.

Cuando hablo de encontrarte sorpresas en el celular, no hablo necesariamente de cuernos ni de cosas demasiado escabrosas hablo de expresiones, videos, imágenes que todos a fuerza en nuestros chats tenemos y que no tiene por qué saber el de al lado. Mi lenguaje ya es lo suficientemente folklórico como para horrorizar a quien esculque mi teléfono y se tope con mis participaciones en whatsapp, ¿para qué hacerlo!??
Mis group chats por ejemplo, la mitad llevan el nombre de algún órgano reproductor jajajajaja, la otra mitad llevan el nombre de mujeres de la noche (o de damas de cadera inquieta, pues) y otros tantos hacen alusión a funciones o partes corporales semi extrañas. Esta información, que a mi claramente me vale una soberana madre compartir, habrá algún miembro (valga la redundancia) de estos chats que se sienta incómoda si alguien se da cuenta a los grupos a los que pertenece y la manera en que se expresa!

Dejemos esta terrible costumbre atrás, dejemos de fisgonear en donde no nos llaman porque no se ustedes, manas, pero yo me he llevado las peores desilusiones de mi vida por estar viendo lo que no debo de ver. Y no hablo de sus chicos exclusivamente, también de los familiares y las amigas. Y con la cantidad de mañas existentes hoy en día con tantísima tecnología, el disgusto está a la vuelta de la esquina, ¡se los aseguro! O sea que protejámonos jajajajajaja y dejemos por la paz el complejo de inspector ardilla y esta terrible curiosidad que de manera usual SI mata al gato (y a puritito “shingadazo”)

Se despide,

Pelito Fisgona

Haciéndola de Pedoooo

Estándar

Gracias querido Yorsh de Polanco, no sólo por haber pasado a la posteridad como el “chavo-ruco” más dudoso del país, sino por haber inmortalizado la genial (y francamente ya abusada) expresión… haciéndola de pedooo.

No es novedad para nadie que la cercanía con nuestro vecino del Norte ha influido de manera importantísima nuestra existencia… la adicción a los carbohidratos, psicotrópicos y metanfetaminas, la invención de cualquier cantidad de días pendejos en el año, la inclusión de la fina familia Kardashian en nuestro día a día, la increíble pesadilla del autoservicio, un concepto fisico-estético irreal, inalcanzable e inexistente y muchas, muchas cosas lindas más que nos han regalado a través de los años nuestros bienamados “veciners” #valenmil.

Si, habemos muchos “fanses” de los Estados Unidos…. Tan “fanses” que hemos decidido emigrar en búsqueda de mejores pectorales, digo, oportunidades. Sí, si lo sabe Dios que lo sepa el mundo, me fascina el territorio Yankee, pero de eso a que me fascine hacerla de pedo en el idioma del territorio Yankee… esa si ya es otra historia.

¿Cuál será la canija necesidad, cuál Dios mío (de usar la palabra canija, por ejemplo) YYYY de escribir pensamientos, mensajes dedicatorias, felicitaciones, etc. en inglés? Repito, ¿CUAL!!? Entiendo perfecto si se trata de hacer una cita (o “quote” para que no se sientan incómodos mis mucho muy bilingues compatriotas) lo hagas en el idioma en el que está hecha, me parece perfecto, pero si le estoy dedicando un mensaje de amor a mi amante en turno, al cual OBVIAMENTE no se lo puedo decir en persona, sino que se lo tengo que poner en TODAS las redes, ¿por qué DIANTRES, si ambos somos hispanoparlantes, tengo que escribirlo en inglés? ¿POOOOR? Digo, y esto sin contar las faltas de ortografía GRAVES ahora en ambos idiomas.

Conforme UNO va creciendo, va aumentando (esperemos) su lista de conocencias en la vida, y por ende en las redes sociales… que si los de la clase de biblia #situuu, que si los papás del colegio de los chamacos, los ex compañeros oficinistas, al que te besuqueaste en la Pachanga en el año 2000, la “seño” de la cafetería del colegio… en fin, la red se expande (gracias Dios) y muchas de las personas que hacen esta mamucada justifican su actuar con que dentro de su lista de seguidores hay gente que no habla español… ejercicio de honestidad, este es el caso REAL de 2 en cada 20 personas! Además, ninguno de sus amigos gringos creo que escriba en español para que ustedes se den por enteradas que están “encantados con de su nueva gatita “Mitzy” #blessed”… ¡No mamen!

Lo siento, se que con esta entrada estoy agrediendo personalmente a un centenar de mis amadas amistades pero porque les amo, se los digo… Abusar del idioma ajeno, es igual de ridículo que los que “cecean” o usan el acento de otro país sin ser el suyo… lo siento!

XOXO jajajajajaja

Pelito Monolingue

Las Cabras al Monte

Estándar

No es fácil escribir una entrada tan personal como esta. La verdad es que lo hago porque por alguna razón, necesito externar mi sentir. Advierto que es 100% reflexiva… 

No se cómo, cuándo o por qué pero asi pasó… Se me fueron las cabras al monte. 
Un par de comentarios desatinados y algunas interrogantes más sobre mi vida, hicieron que sin darme ni cuenta, llegara a mi la peor crisis existencial que a la fecha he conocido.

¿Sólo esto es la vida?, ¿a qué vine a este mundo?, ¿qué quiero?, ¿qué me gusta?, ¿a dónde voy? y finalmente, la que no me dejó dormir durante varias semanas: ¿y la Cheyenne, apá? #seapayasa no, ¡ojalá! 

La falta de respuesta ante la pregunta ¿quién soy? Fue precisamente lo que me llevó a perder el control.

A lo largo de mi vida, mi condición de pilón del hogar ha hecho que en donde quiera que este, normalmente sea de las más jóvenes del quorum. Por este motivo, sin importar la edad que este por cumplir, comentarios como: “¡es que eres una bebé!”, “qué envidia de edad” o el clásico “¡¡aprovecha!!”, se ponen a la orden del dia (gracias mil) pero la realidad es que no soy ninguna bebé… Y no lo soy desde hace ya muchos años por lo tanto, tengo que dejar de actuar como tal: 

El término “comerse la caca a puños” bien podría definir la mayor parte de mi vida… Fui la primera alumna de 12 años corrida del colegio, fui de las primeras en fumar, la primera del grupo en trabajar, la primera en abandonar el nido e irme a vivir a sola, la primera en independizarse (al menos económicamente jajajajaja emocionalmente ahi voy) … En fin, siempre me he apresurado…. Fue quizás en este “corre corre” en el que mi vida, perdió sentido. Y al acercarse las interrogantes propias que acompañan el brinco al 3er piso (el cumpleaños número 30, pues), mi mente simplemente se colapsó y entró en pánico total.

Todo aquello que según yo me gustaba, todas mis metas a corto y mediano plazo, mis sueños, mi final de telenovela, mis aspiraciones profesionales, mis deseos personales, mis ideas altruistas, hasta mis inseguridades, literal TODO, de un día para otro se convirtieron en un signo de interrogación gigante y me dejaron asi… Completa y absolutamente perdida, confundida y sin saber para donde moverme. 

Durante este periodo de incertidumbre en donde he hecho de todo para tratar de retomar el rumbo “del barco” o al menos intentar medio estabilizarlo, he aprendido un par de cosas. A meditar por ejemplo, a leer libros no eróticos ¡jajajaja!, a preocuparme un poco más por mi, a entender que no todos tenemos una misión en la vida como la de Juana de Arco, que a unos nos tocó una más sencilla…. La de disfrutar el ahora; estoy aprendiendo que a los miedos no hay que rechazarlos, sino darles la bienvenida, “verlos” pasar, no engancharse con ellos, preguntarles: ¿eso es todo? y sin más dejarlos ir; he tratado de liberarme de aquello y aquellos que me generan ansiedad… Por ejemplo las redes sociales; ¿cómo!? ¿Peli SIN REDES!?? No, no cancelé mis cuentas, simplemente quité las aplicaciones de mi teléfono, y las reviso cuando tengo un tiempo extra en la computadora. Les juro que mis niveles de ansiedad han disminuido (y mi karma se ha limpiado también jajajajaja), es un poco aburrido no lo niego, pero por lo menos estoy menos tiempo sumergida en la vida de mucha gente que me vale madre y ese tiempo lo aprovecho mejor para mi. He reafirmado que es sólo haciendo algo por los demás que la verdadera paz llega a nuestro atormentado ser; que dando el control de nuestra vida a Dios, el Universo o como le quieran llamar, es la manera de empezar a encontrar el camino de regreso; y sobre todo, comprendí que la respuesta a la pregunta “¿quién CARAJOS (después de preguntarla 400 veces, la palabra “carajos” necesita acompañar la interrogante) soy? no la podré tener hasta que logre una de las pocas cosas en las que nunca me “apresuré”… conocerme a mi misma. En eso me enfocaré de ahora en adelante. 

En fin, amado lector (segura estoy que me queda UNO después de esta entrada de luz, valga la redundancia), quizás te ha pasado algo similar en esta vida, si si, sábete que nos pasa a varios y si no, vete a darle un beso a tus papás en los callos de las patas por haberte arrojado a este mundo como un ser por demás práctico, racional y mucho muy funcional! Como diría Ana Gabriel #quiencomotú.

Namasté (cál-ma-te)

Pelito Huichol

#lovewon

Estándar

Hace un par de años, después de ver la película The Help me voltee con mis amados
padres y les dije: “me juran por su santa madre que a los afroamericanos (nótese que ando de política), los mandaban atrás en los camiones!?” A lo que respondieron: “uy y no sólo eso, NO SE PODIAN subir en los mismos camiones” Me quedé horrorizada (claramente mi cabeza era aun bastante inocente e idiota) y escribí una entrada al respecto… En fin

En días pasados, se aprobó la ley en ESTADOS UNIDOS para el matrimonio entre personas del mismo sexo. Muchos nos alegramos, otros cuantos se persignaron e hicieron comentarios rarísimos y un sinfín más se unió a la campaña mediática de #lovewins, arcoirisis (en plural está complicadísimo) por doquier, etc. 

Me abstuve de opinar en su momento, cosa extraña ya que Pelito gusta de opinar (a veces de más), no porque no me alegrase la noticia, sino porque me pasó un poco lo mismo que con #jesuischarlie (me refiero exclusivamente al tema mediático, no a la ley en si)

Todos nos impresionamos y horrorizamos ante los terribles actos que en nombre de Ala/el Islam perpetuaron aquellos TERRORISTAS en Francia, pero cuando mi timeline se vio lleno de Charlie Browns llorando, hastags perennes de #charliehebdo, plumas rotas, corazones sangrantes, etc… Lo único q pensé fue, ¡NO MAMEN! ¿A cuántos reporteros “Carlos Godinez” matan en nuestro pais TODOS los dias!? Y no veo ni medio #carlossomostodos #todossomoscarlos en ningún medio.

No estoy diciendo que no hay que opinar sobre temas Internacionales, ¡claro que hay que hacerlo! Pero por alguna razón a los mexicanos nos encanta armarla más de tos cuando algo sucede en OTRO pais. Digo, nadie se dio un #elamorganó (quizás porque suena como albur jajaja) cuando la Suprema Corte de NUESTRO pais pasó la misma ley días antes. 

Pero bueno, SÓLO por tratarse de un hecho histórico, en esta ocasión me uniré al tren del mame (como diría mi sabia “primermana”) y colaboraré con mi HT en ambos idiomas, ya que lo que está pasando, en AMBOS paises (y en muchos más) es digno de celebrar. No sólo porque tengo grandes amistades muy queridas a los que esta ley beneficia (y porque ya era hora de que se les reconociera como lo que son… PERSONAS), sino porque el día de mañana que llegue Pelito Jr (mi hija, pues) a preguntarme horrorizada si era cierto que en mis años de juventud a los gays no los dejaban casarse… La respuesta: “uy, y no sólo eso… ” quede únicamente como un recuerdo lejano de una época llena de prejuicios, represión e ignorancia.

Ah y por cierto, para todos aquellos que en nombre de Dios/la Biblia se oponen a estos matrimonios… “Les dejo saber” que son igual de TERRORISTAS que aquellos que mataron al famoso Charlie y que han hecho un millar de loqueras y rarezas más “en su honor”… Como bien diría mi padre y pastor Beno Juárez: EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ… o en inglés, pa’ que se oiga más cool y se haga “mainstream” #liveandletlive
Se despide
Pelito Politica

Blind Dates

Estándar

Dicen por ahi que afortunado en el juego, desafortunado en el amor (o viceversa)… También existen los desafortunados en el juego Y en el amor, categoría a la cual sin duda pertenezco (sino pregúntenle a mi bienamada y saludable amistad cómo nos fué en las Vegas cuando intentó jugarme los primeros 200 dls de mi vida… Me remaron en exactamente 32 segundos orillándome a blasfemar en contra de ella y su parentela por quererme introducir a tan horripilante actividad).

En fin, dejaré de desvariar e iré al tema que me compete. Tomando en consideración que mis amados padres (que cumplen 40 años de casados en un par de meses) se conocieron gracias a un blind date, mi perspectiva sobre el tema siempre ha sido positiva. Recuerdo muy bien que cuando escuche la expresión: se llaman blind dates porque cuando acaban, te dan ganas de sacarte los ojos… Además de causarme una gracia sin igual, me hizo caer en cuenta de que el resultado de las mismas casi siempre es letal.

Gracias (o no) la tecnología ha llegado a lugares impensables y ha puesto este inmeso mundo de los blind dates a un click de distancia. Hace un par de meses una de mis queridísimas amistades del colegio enemigo (si, el Regina) me instaló la famosísisma aplicación Tinder en mi celular; hizo mi perfil, en mi descripción puso una frase rarísima (misma que no he logrado modificar, gracias mil!) y asi arrancó sin mayor explicación mi inmersión en este peculiar universo del “ciber dating¨.

No voy a mentir, en mis ratos de ocio (y en los de mis amistades que gustan de ver cómo funciona la aplicación) si le doy a la “tindereada”, algo de seleccionar a los candidatos como si fuesen un producto de catálogo Avón, está simpático. Si bien es cierto que tiene su encanto, la verdad es que he llegado a la parte de “portaré un sombrero de ala ancha y un clavel en la solapa” #seapayasa un par de ocasiones, mismas en las que me ha ido bien: mis riñones siguen intactos, no han habido rastros de ether/yumbina en los hielos, he pasado ratos agradables, he conocído a gente a todo mecate y nada más, pero más allá de discutir mis resultados con la aplicación, me gustaría profundizar sobre este fenómeno de buscar al ¨príncipe azul¨ o ya de plano al “jefe del taller mecánico” en el ciberespacio.

Desde luego q hay excepciones y que es probable que al igual que yo, haya algún despistado bonachón por ahí que ande buscando revertir lo descrito en el párrafo uno y quiera conocer a una chica encantadora, inteligente, simpática, bella, emprendedora y tenaz (si, estoy hablando de mi), pero seamos honestos, es más probable que la Gaviota haya hecho sus millones en “su empresa” Telerisa a que esto suceda; la mayoría está buscando echar un par de risas y nada más… No me lo tomen a mal, me parece fenomenal #cadaquiensuscubas pero si estás buscando encontrar algo más serio, me parece que vas a batallar un tanto cuanto más.

Ahora bien, aunque mucha Fe no le tengo a la aplicación y aunque creo que, a diferencia del slogan de The Hunger Games, “the odds are NOT in your favor”, SI creo que es una GRAN herramienta PARA CONOCER GENTE. Si tienes suerte y te encuentras a tu media naranja (puedes parar ya de exprimirte a todo el barrio), ¡pues qué mejor! Pero si no, puedes conocer a gente muy interesante de absolutamente todo el mundo, que está igual de ¨solapa¨ que tú, o sea que: amigas solteras, 100% denle oportunidad; amigas casadas… dejen de robarle el celular a las 3 am a sus amigas solteras para mandarle mensajes impropios a los tinderettes como si fueran ellas… Al día siguiente alguien tiene que contestar sus estupideces!!… (Suele suceder)

Amoles,

Pelito (asi no´más)

Flechamesta

Estándar

¡Año nuevo, entrada nueva! Es correcto amados lectores (o lector), ¡he vuelto! Por alguna razón que desconozco es a horas no santas en las que la ardilla empieza a girar y me obliga a externar mi sentir. Bueno pues, en esta ocasión hablaré sobre un tema que tiene ya un par de meses, llamando mi atención…. Los familiares o amigos “cupido”.

Llega un punto en la vida en la que las personas a tu alrededor se empiezan a cuestionar el por qué de tu perenne soltería y en su mejor afán y orientados (generalmente) por el inmenso cariño que te tienen, empiezan a opinar u a aconsejarte para ayudarte a abandonar el, aparentemente, estado civil del diablo …. Aunque después de ver a varios de estos consejeros en acción con sus bienamadas medias naranjas, preferiría que me quemasen las patas como a Cuauhtémoc antes de contraer nupcias, pero bueno… ese es otro tema. Esta bien, TODO el que te aconseja lo hace con amor y mucha luz (o no tanto), pero el siguiente CLASIQUISIMO argumento, no tiene madre…

  • Mana, ayer fui al súper y el cerillo como que me tiró todo el “pedicure”…
  • ¡¡Nooo!! Guey, vas!! NO TIENES NADA QUE PERDER
  • Pero guey, es el cerillo del súper, ¡no manches!
  • ¡¡EQUIS!! Sal con él…NO ES COMO QUE TE VAS A CASAR
  • Pero el cerillo, además de ser cerillo, tiene 18 años
  • Ya, no la armes de pedo… YOLO (you only live once)

Así he tenido, no es exageración, 124 conversaciones en los últimos años de mi vida, lo que me parece más simpático de todo es el hecho de saber que la interlocutora (o interlocutor) de esta conversación no saldría ni en chochos con el cerillo del Superama… pero bueno, por lo visto después de cierta edad tienes que “rifar el esqueleto” #NOT. Lo peor es que en algún punto tu cabecilla se empieza a creer este argumento de NO TIENES NADA QUE PERDER y acabas accediendo a cada plan que de veras de lo único que te dan ganas es de arrojar tu miserable ser a las orillas del Mar Muerto (lo siento, acabo de ver Exodus). En mi curso de fotografía, mismo al que acudí no más de cuatro veces, había un guey dominicano que como que andaba queriéndome rayar el cuaderno y después de un par de invitaciones a cenar decidí, con este pensamiento de no tengo nada que perder, salir con él. Fuimos a cenar a un restaurante italiano a dos cuadras de mi casa y cuando me preguntó que qué era un Carpaccio, supe que esto no traería nada bueno, pero otra vez, las voces internas se abalanzaron en mi peculiar cabeza (no seas pesada, no seas pelmaza, todos somos iguales, la pobreza es interna, todos somos unos libros y lo que importa es lo de adentro jajajaja etc) y seguimos con la cena hasta que en algún punto de la velada mencionó que su esposa cocinaba delicioso…. Wait, what!? ESPOSA!? Claramente no pedí ni café, le envíe un saludo a su amada esposa y no le volví a contestar el teléfono…. A lo que voy con esta anécdota de aquel muchacho fiel dominicano es a que ¡¡SI TENEMOS QUE PERDER!!! Y ese día yo perdí dos horas de mi tiempo, la mitad de la pinche cuenta que OBVIO me cobró y desde luego, un poco de fe en la humanidad, o sea que, queridos amigos, dejen de arrojar esta frase sin clemencia a quienes estamos solteros por el amor de Dios.

Otra clásica es,

  • Me encontré a Rupertiano en el súper, que cortó con su dama
  • No´mbre, ¡VAS! DATELO pero corriendo.
  • Pero es nuestro amigo del camión del colegio, no me gusta nada, además lo conocemos desde los 3 y creo que ni le gustan las viejas.
  • Los amigos no existen, empédalo y agárratelo.

¡COÑO! Jajajaja! amigos consejeros: quizás esta es una novedad para ustedes pero NO MAMEN, no somos la peste bubónica (algunos si, la neta), también tenemos nuestro corazoncito y tenemos derecho a encontrarnos a un pariente cercano de William Levy con varios millones guardados en Fiji (haré otra entrada sobre las expectativas Hollywoodenses en la pareja). Tampoco hay necesidad de dejarse querer por el carpintero (a menos que sea de su gusto, claro) porque “es lo que hay”, no frieguen.

En fin, DEJEN DE ACONSEJAR PENDEJADAS.

Se despide,

Pelito la Indomable