Archivos Mensuales: mayo 2014

Las de las Cuatro Décadas

Estándar

No es secreto para nadie que toda la vida se me han facilitado las relaciones amistosas con personas un tanto cuanto mayores que yo. No se si esto se deba a mi condición de elemento pilón del hogar o a que sea yo una persona por demás madura, sabia, culta, iluminada e irresistible (francamente me inclino por la primera opción). Bueno pues, dicho esto, hace un par de meses fui convocada a celebrar las 30 y 10 primaveras de dos bienamadas y francamente tonificadas amistades. De manera muy entusiasta y sin darle mayor reflexión al plan, accedí de inmediato. Conforme se fueron acercando los días, tengo que reconocer que el pánico se apodero de mi persona; ¿en qué momento había dicho que si a un plan en el que no conocía al 85% de las participantes, en dónde la menor de ellas (mi madre y pastora) me llevaba ocho años y por si fuera poco a un barco (o sea a un Big Brother) en donde no podía bajarme si me daba la pálida en algún punto del convivio?…. ¿¿¿POOOOR???

Tras un par de ¨estate quietos¨ por parte de mis amistades tropicales, decidí relajarme y asistir a esta hoy mágica experiencia. Me imagino que el que fuese Memorial Weekend influyó de manera importante en la concurrencia de la embarcación, digamos que era como un festival de reggeatón a las 12 del día con gente perreando en hilo dental con musho ritmo y sabor (y un shhhhhingo de alcohol)… es decir, de meterse a nadar a la alberca era muy probable o salir embarazada o bien con una enfermedad erradicada en varios países.

Desde luego que esto no fue impedimento alguno, ya que desde el minuto que puse un pie en el transatlántico, me di cuenta que esto seria similar a una despedida de soltera pero MUCHO mas divertida. Por una parte los esposos de estas damas no les dan tanta lata (so they say), las edades de los hijos son bastante más amigables y encima iban todas con la mejor actitud de la vida. Dos de las tres noches que pasamos a bordo de ese inolvidable Majesty of The Seas fueron temáticas, la primera teníamos que portar unas pelucas y la segunda, disfrazarnos de los 80s…. Fue así que vestidas como Cindy Lauper, Madonna y Olivia Newton John (según nosotras) asistimos a la pool party del lugar… por mi parte llegué luciendo como alguna de estas luminarias y regresé como la prima hermana de  Meat Loaf… o sea, de horror (ni hablar, me parece que echarse a nadar a esa alberca TENIA que ser una mala idea)

En fin, más allá de narrar las experiencias vividas abordo, me gustaría rendir un tributo a mis nuevas amistades, las chicas de las cuatro décadas. La verdad es que gracias a esta experiencia, me di cuenta que ese temido brinco al 4to piso ¡está de pelos! Por ejemplo, mis amigas ahorita (en sus cuasi 30) aunque nunca dejarán de ser divertidas, están pasando en su mayoría por la etapa lactante, post lactante, pre lactante o algo similar, embarazadas, con críos mucho muy pequeños o tratándose de embarazar… o sea, han tenido mejores etapas, lo que comprueba que los cuarentas de verdad SI son los nuevos veintes (pero con un mucho mejor presupuesto y con bastante más conocimiento) ¡¡qué maravilla de edad!! Estas damas están todas con unos cuerpos de broma, con ganas de echar risas, relajadas, con conversaciones divertidas, no tan cursis como mis madres modernas que critiqué hace un par de entradas… en fin, ¡¡son unas verdaderas JOYAS!!

Creo que una vez más queda clarísimo que no hay nada en esta vida como la actitud y si en mi futuro está llegar a esa edad como cualquiera de estas señoritas… ¡bring it on! ¡Me apunto feeeliz! Por lo pronto seguiré apoyando a mis amigas treinatñeras con olor a requesón (por aquello de la lactancia) y me iré a agarrar el ¨pedicure¨ con mis amigas de cuarenta! AJUA!

Se despide,

Pelito Optimista

Anuncios